Las Encrucijadas de la Segunda Transición Española

1032272497

Publicado en Diario16

Sin lugar a dudas una de las afirmaciones hoy indiscutibles en nuestro país es que el tablero político ha cambiado , fruto en gran medida de los procesos de transformación social, política y económica que en España se están produciendo ahora pero cuyos ingredientes básicos e iniciales no se tienen que buscar en el ahora, sino en el pasado reciente y en los acontecimientos que tras el proceso democrático de 1978 se han venido sucediendo en nuestro país y que hoy nos depara una suerte de bloqueo de posiciones , de enroques en una estrategia partidista de quienes claman como mantra su particular Cesar o Nada para atravesar el Rubicon de una Segunda Transición que ha venido para quedarse y que necesita de la determinación de la clase política y la altura de miras necesaria para enfrentar un proceso de cambios y desafíos en la configuración de unos nuevos pactos de la Moncloa. Nuevos consensos útiles y urgentes, en donde deberán necesariamente que fraguarse los pilares de la convivencia de una España que hoy se agrieta por las costuras de una transición democrática que ha dejado paso a un nuevo tiempo y  aun nuevo momento en lo que a la configuración del estado se refiere.

Y es que, hoy conviven en nuestro país dos visiones sobre la política como herramienta de cambio y de transformación,  por un lado la de aquellos partidos políticos mayoritarios y nacionalismos clásicos que provenientes del proceso constituyente del 78 y la transición democrática  han venido desarrollado su acción política en el marco de los códigos y claves de una sociedad configurada en torno a una demanda de derechos y libertades de primera necesidad , es esta la generación de los padres y madres del Baby Boom , la de generaciones que viviendo la dictadura y los rigores del recorte de derechos y libertades construyeron desde la movilización y la acción sindical, social ,cultural y política un espacio de libertad y progreso como fue el de  la Constitución de 1978 , un marco en definitiva transformador que permitió que España alcanzase tasas de progreso y bienestar capaces de construir espacios de igualdad , libertad y justicia social.  Fue esta generación y esta ciudadanía la que impulso el bipartidismo imperfecto del PSOE y PP en el tablero del juego político en donde la política practicada por ambas formaciones se interpretada como herramienta útil de transformación y cambio para asegurar el marco de convivencia democrática y de bienestar social en una democracia que aún de baja intensidad en algunos ámbitos permitía el desarrollo y el progreso de nuestro país.

Pero junto a esta visión representada en el bipartidismo imperfecto que ha ido recibiendo la confianza de esas generaciones, convive  por otro lado la nueva visión nacida de quienes entienden que hoy vivimos un nuevo tiempo que necesita de una segunda transición útil para la construcción de los pilares del bienestar y el progreso de un país España en donde los retos y desafíos se aglutinan en las agrietadas costuras de la convivencia. Es esta, la  visión  que nace a partir del caldo de cultivo de los movimientos de indignación de una ciudadanía hastiada de la ceguera de unos partidos mayoritarios tendentes en los últimos tiempos a la impermeabilización social y a la generación de castas políticas de escasa e inútil capacidad de interlocución con la realidad social, política, educativa o cultural . Es aquí en definitiva donde se maceró el caldo de cultivo de la indignación que dio lugar a un movimiento , el 15M, que conformado por votantes de izquierdas e hijos e hijas de socialistas que contribuyeron al auge del PSOE abrazaron como tabla de salvación necesaria a sus demandas a un partido, PODEMOS, que subo y fue capaz de interpretar la realidad y poner en el mercado “Su producto político” haciendo de su herramienta el elemento atractivo de cambio social , político y económico que las generaciones del presente demandan en las calles y plazas de ciudades y pueblos de toda España. Y junto al partido morado, el naranja de ciudadanos, ese que impulsado por contraposición del centro derecha y del Ibex35 de nuestra país al auge de los fenómenos virales de izquierda y de los nacionalistas excluyentes.  Por ello podemos sentenciar sin temor a equivocarnos, que el éxito del recién nacido multipartidismo no es más que el fracaso del bipartidismo ciego incapaz de haber entendió en su momento que era necesario construir con otras claves y códigos una segunda transición que ya entonces el aquel 2011 se percibía en la epidermis de una sociedad en ebullición.  Ese es el error en el que aún hoy siguen cayendo quienes desde el PSOE y el PP son incapaces en entender la necesaria revolución interna que deben transitar, no en las caras sino en las formas, no en el marketing electoral sino en la necesaria gestión de un nuevo tiempo que necesitaría de liderazgos reales en donde la ciudadanía del hoy se sienta reflejada y no alejada.

En definitiva, El tablero político ha cambiado, la sociedad española de hoy no es aquella que configuro el proceso constituyente de 1978 y por lo tanto las claves del presente tienen necesariamente que interpretarse desde la visión del hoy y del mañana que parece aún no percibir quienes desde el Congreso de los Diputados siguen clamando su mantra de Cesar o Nada , aun cuando para ello , para ocultar los siniestros deseos del interés partidista particular frente al intereses general de un país en la UVI se utilice una nobleza pomposa del lenguaje como diría Aldous Huxleyen ese trampantojo valleincliniano el que parece haberse convertido hoy el Congreso de los Diputados en un juego de poses infundadas con las que disfrazados de estadísticas los proceros dela nueva política y de la antigua parecen enfrentar los problemas del presente.

Así hoy , el multipartidismo del bloqueo nacido de las urnas del pasado 20 de Diciembre se enfrenta a la encrucijada de lograr un gobierno necesario para un país que debe encarar un nuevo proceso constituyente en una legislatura que deberá ser necesariamente reformista en la construcción de los pilares de una segunda transición en la cual el éxito o el fracaso en la generación del nuevo marco de relaciones territoriales y de construcción de derechos y libertades dependerá de la capacidad de inclusión de todos los partidos políticos y agentes sociales, culturales y económicos en dicha senda ala que este tiempo parece llevarnos. Este parece ser así y no otro el destino al que todas las encrucijadas y investiduras parecen llevarnos tanto hoy como el próximo 26 de Junio en caso de repetirse unas elecciones generales en donde las posibilidades seguirán siendo las mismas y el peor situado en el tablero, un PSOE que deberá decidir hacía donde camina en un complejo escenario en el cual tanto el PP como PODEMOS han fijado en una colaboración útil para ambos como presa a cobrarse a dicho partido. Y es que si algo parece claro hoy es que el bloqueo matemático de mayorías sólo depara 4 posibles escenarios :

Por un lado la posibilidad de un gobierno PSOE / PP en una gran coalición reformista desde la óptica bipartidista que podría arrinconar más si cabe al PSOE en el espacio de la izquierda frente a un PODEMOS que clamaría venganza por la traición al ideario socialista. Por otro lado y frente a  este modelo de RealPolitik se contrapone la senda de la coalición de izquierdas PSOE/ PODEMOS/UNIDAD POPULAR con el apoyo de los nacionalistas que de nuevo escoraría al PSOE a una pérdida de votos de centro izquierda y a una crisis interna de colisión entre las dos almas que hoy habitan como siempre lo hicieron desde su constitución en el PSOE . Y junto a ellos los escenarios de los gobiernos en solitario o nacidos fruto de la abstención que podrían aupar al PSOE o al PP , dependiendo del posicionamiento de unos y otros en el tablero del tacticismo político. Algo hoy poco más que improbable de nuevo por el mantra permanente del Cesar o Nada en el que parece enfrascado el parlamentarismo de nuestro país.

En definitiva, caminos complejos y difíciles que en gran medida afectan de manera más negativa a la agrietada izquierda política de nuestro país que hoy lucha de manera fratricida por ocupar el espacio político desde el cual competir con la derecha del PP que aún hoy en sus momentos más oscuros se muestra como capaz de volver a ganar en caso de celebrarse unas nuevas elecciones en nuestro país, con o sin Rajoy. «cosas veredes que farán fablar las piedras»  en esta quijotesca España kafkiana en donde mientras el pueblo sufre en nueva versión 3.0 de las Hurdes sin pan el juego de las sillas continua en la cámara donde descansa la soberanía popular, esa que hoy es olvidada a golpe del y tu más que parece perpetuarse en el tiempo y sobrevivir incluso a la nueva política, esa que dice ha venido para quedarse. Veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s