Cuando el pasado nos alcanza

el

descarga

El pasado dos de Agosto se conmemoro el Día del Holocausto Romaní , una efemérides que sirve para traer a nuestra memoria colectiva el asesinato que en 1944 sufrieron más de tres mil gitanos, mujeres, niños/as y ancianos en las cámara de gas del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau.  Un episodio este , que forma parte de la historia del genocidio del pueblo gitano en la Europa del nacionalsocialismo, ese que a golpe de sinrazón asesinaba a las personas por condición de raza, etnia , religión o por el mero hecho de no formar parte de su modelo ario de sociedad.  Hoy recordar el pasado es luchar porque no se repitan dichos hechos en el futuro. Aunque ciertamente es esta una batalla compleja ante la débil memoria de una sociedad anestesiada , cortoplacista y en muchas ocasiones adulterada de individualismo.

Decía Lord Byron que el mejor mensajero del futuro era el pasado, ese que nos alcanza y que se repite constantemente en la versión marxista de la historia , esa que no deja lugar a dudas sobre la corta memoria de la raza humana, capaz de volver una tras otra vez ha equivocarse en la misma piedra, condenando con su equivocación a generaciones enteras a la miseria o la muerte.

Errores como los de la Inglaterra del laborista  Clement Richard Attlee o la Francia de  Albert Lebrun incapaces de actuar a tiempo ante el fascismo y el nacionalsocialismo que recorría la Europa de su época y amenazaba con acabar con el significado de la propia palabra democracia.

Hoy los holocaustos siguen presentes en nuestra sociedad, ocurren  en la propia Europa donde el pueblo gitano es perseguido en países como Hungría y  de igual forma en las fronteras de Siria o Irak donde el estado islámico asesina de manera vil a miles de personas por el mero hecho de no formar parte de la interpretación del Islam que estos practican a escasos kilómetros de la frontera de la vieja Europa que una vez más mira hacía otro lado .  Acontece en el África de Boko Haram donde niñas y mujeres son secuestras y vendidas mientras los organismos internacionales no toman acción en hacer valer esa suerte de Derechos Humanos que palidecen día tras día sin que nadie haga del cumplimiento de estos en la declaración que lleva su nombre la verdadera carta magna de convivencia entre naciones y personas.

Son estos los nuevos holocaustos del siglo XXI, los de los feminicidios en la América Latina donde miles de mujeres son asesinadas por el mero hecho de ser mujeres o los del holocausto llevaba a cabo por parte del islamismo radical  que a través de la mass media nos demuestra la crudeza del asesinato y el terror de la sinrazón .

Realidades estas con los que hoy convivimos con la hipocresía del hecho de ser capaces de recordar el pasado y al mismo tiempo estar inmóviles ante el presente que condena a miles de personas.  Por ello, de nada o poco servirá recordar los errores del pasado sino somos capaces de construir un mundo nuevo en donde la única patria sea la de la humanidad, esa en donde los derechos humanos sea la carta magna que regule nuestra existencia en igualdad y libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s