La toxicidad de una sociedad en crisis

el

índice

Ciertamente vivimos un tiempo en Crisis, un tiempo en donde el instinto animal más irracional de supervivencia aflora en la sociedad en todos aquellos espacios de poder social, económico o político en donde la permanencia de unos sobre otros se presenta como un hecho permanente y repetido en el tiempo. Así, no es difícil ver en organizaciones sociales, políticas, culturales o empresariales muestra de esa toxicidad que hoy insertada en la sociedad por la crisis ha hecho que la enfermedad de la insolidaridad, la picaresca, la calumnia fácil o el descrédito sean herramientas utilizadas por quienes aferrados a los restos de cualquier naufragio son capaces de todo para mantener sus cuotas intocables de poder al margen de cualquier vaivén o cambio que les afecte en sus “cuentas”.

Son así estos agentes tóxicos quienes en la mayoría de los casos a través de estrategias de todo tipo buscan la erosión y la eliminación de cualquier competidor que en su entorno aparezca y que pudiera dar sombra a su persona. Y por desgracia , son estos agentes negativos quienes lograr hacer prevalecer sus estratagemas expulsando de las estructuras y organizaciones de toda índole a aquellas personas que se vieron enganchadas en algún momento a un proyecto participativo de cambio. Así, este hecho repetido en el tiempo y en multitud de espacios políticos, sociales y empresariales ,hacen que hoy nuestra sociedad este enferma. Contaminada por quienes poniendo en valor los desvalores han logrado hacerse efectivamente con el poder en sus diferentes caras pero al mismo tiempo con el descrédito de quienes conocedores directa e indirectamente de la realidad “Estructural” que sustenta el éxito de los agentes tóxicos, esos ante los cuales la sociedad da hoy la espalda buscando otros referentes a través de la construcción de un nuevo espacio , de un nuevo tiempo. En definitiva, de una nueva transición democrática que necesariamente entierre esa realidad nauseabunda que hace que hoy España este contaminada por quienes se aferran en el pasado sin entender que vivimos un tiempo de construcción de nuevas estructuras que deberán de asumir el protagonismo de un nuevo tiempo .

Hoy los esfuerzos de quienes nos oponemos a los agentes tóxicos en cualquier de sus formas, no deben pasar por el enfrentamiento sino por la construcción de alternativas y propuestas concretas de cambio , de líneas de vertebración de esa España del Siglo XXI que hoy ya llama a la puerta sin esperar más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s