¿ Por qué la ciudadanía ha perdido la confianza en la política?

descarga (1)

Vivimos un tiempo de incertidumbre y miedos en donde la democracia cada vez se desdibuja más ante un poder económico que, con una voracidad ilimitada, no duda en destruir derechos y libertades que fueron conquistados en la vieja Europa a base de creación de espacios de consenso y progreso compartidos. Eran tiempos de estadistas  de políticos que buscaban el interés general aún a coste de ser capaces de renunciar a los interés partidistas o particulares que pudieran tener. Eran tiempos donde la política no era una herramienta alejada del pueblo sino un instrumento a través del cual transformaba su realidad cotidiana para hacer del progreso y la prosperidad objetivos en una hoja de ruta marcada por la búsqueda de la igualdad, la libertad, la justicia y el desarrollo compartido. Hoy la política se presenta en las encuestas como uno de los males que aquejan a una España famélica de ilusión y donde seis millones de personas viven en la absoluta desesperación ante una falta de perspectivas que han contribuido a que nuestro país haya vuelto a recordarnos a esa España de blanco y negro en donde las maletas de cartón mostraban la emigración obligada de quienes tenían que abandonar su tierra en busca de un futuro que les era negado aquí. Es en este marco en donde la ciudadanía mira a la política en busca de respuestas exigiendo de la misma que sea esa herramienta transformadora de la realidad y defensora al mismo tiempo de quienes hoy peor lo están pasando, y es aquí donde la ciudadanía no encuentra la respuesta valiente de la política o al menos la respuesta que están esperando. Esta semana de nuevo los medios han servido para que la ciudadanía perciba esa “mala política” representada en casos como el del Sr. Bárcenas o el Sr. Rato, ejemplos de una política que en nada se parece a la política real que muchos hombres y mujeres de todo signo político desempeñan a diario con el único objetivo que el de servir a la ciudadanía. Es tiempo de reivindicar que la política es el instrumento útil que nuestro país necesita, una herramienta que en manos de esas personas de ética intachable puede hacer posible que la ciudadanía vuelva a recuperar la confianza en la mal llamada “clase política” que tiene que dignificarse. Pero para ello la política debe de llevar a cabo esas reformas que contribuyan a una mayor transparencia y participación de la ciudadanía que reivindica más que nunca esa regeneración democrática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s