Otro Mundo es Posible

el

otro_mundo_es_posible

Vivimos tiempos difíciles, momentos de cambio y de transformación en donde nuestra sociedad se parece más a un régimen de castas de la india o a un sistema feudal que a una verdadera democracia. Hoy, nuestra sociedad tras cinco años de crisis económica brutal, asiste aún con una escasa movilización social al drama que día a día se presenta en forma de titulares, noticias sobre recortes, destrucción de empleo, emigración de jóvenes por imposibilidad de desarrollo en nuestro país o suicidios de gente normal y corriente que, ante la presión de esos nuevos genocidas del capital, en forma de banqueros despechados, deciden quitarse la vida. Una realidad que nos demuestra que la democracia, que los derechos y libertades intrínsecos en ella, se nos está desdibujando ante la falta de determinación de nosotros mismos, de una ciudadanía que no queremos ver una realidad clara, un hecho que no es otro que, si no peleamos y nos movilizamos, en definitiva si no reaccionamos, no quedará nada por lo luchar.

¿Cómo participar? ¿Cómo reaccionar? Preguntas a mi juicio de clara respuesta a través de la participación activa en el seno de las organizaciones sociales, de los partidos políticos para transformar su realidad desde dentro y hacerlos herramientas útiles al servicio de la ciudadanía o bien desde nuestra propia cotidianidad a través de un consumo responsable y una actitud solidaria frente a quienes hoy se encuentran solos o desvalidos. Son las acciones individuales las que en unión con las colectivas dan lugar a los cambios. ¿O es que acaso las revoluciones que han tenido lugar en la historia no empezaron desde el compromiso por el cambio de unas pocas personas frente al poder o la tiranía?

Hoy tenemos que reivindicar a través de estas acciones que otro mundo es posible, y lo es con gestos como el llevado a cabo por los vecinos y vecinas de un barrio como el Pumarejo. Una ciudadanía que de manera activa, a través de la puesta en marcha de una red de moneda social con nombre Puma, han hecho posible que hoy el casco histórico de Sevilla esté siendo un ejemplo de ingenio solidario, de colaboración mutua entre personas, frente al modelo individualista que esta crisis económica incentivada por el capitalismo quiere implantarnos, de propuestas progresistas frente al capitalismo y que hoy se debe ser realista soñando lo imposible.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s