Sociedad Civil y Educación en Compromiso: Claves de la Democracia

el

Ciertamente vivimos tiempos malos para la lírica , tiempos cargados de retos y desafíos en  la sombra alargada de esta crisis económica mundial ha generado un efecto de pesimismo y de brazos caídos entre gran parte de la ciudadanía, no por menos las encuestas determinan un posicionamiento  claro de  la sociedad que se muestra incapaz de ver una salida a una crisis a mi juicio sistémica que ha puesto de manifiesto algo en muchas ocasiones ya referenciado por diferentes autores e intelectuales del mundo: El Debilitamiento del Estado frente al Poder Económico.

 

Y este hecho sumamente grave ha llevado aparejado una tutela constante a la que la ciudadanía nos vemos condenados por unos denominados “mercados” que constituidos en pequeñas mesas redondas en Londres o New York determinan que es lo que se debe o no se debe hacer, que recortes en los derechos de la ciudadanía se deben o no llevar a cabo por los estados en pos de la estabilidad económica mundial. Curioso cuando menos ver como quienes han sido los “bandoleros “ de la economía globalizada ponen ahora sus reglas y pautas a los estados, incapaces estos de hacer frente a una realidad política y económica supranacional en un mundo global en donde si Japón se costipa Europa Estornuda.  Se establece de esta forma un choque a mi juicio entre dos modelos de globalización o de gobernanza mundial, la defendida por un pensamiento progresista a favor de una globalización justa, un reforzamiento del estado y del sistema público en pos de la igualdad entre la ciudadanía o medidas como la de Garantizar la primacía de la legalidad y el control sobre los movimientos migratorios, fortalecer la cooperación internacional para mejorar las condiciones de vida, económicas y sociales en los países emisores, y desarrollar una política de inmigración clara, que provea de derechos y obligaciones a los ya emigrados , frente a este modelo de sociedad global esta el pensamiento  neoliberal – en alza en la actualidad- en donde la economía manda frente a los derechos y las libertades y en donde los sistemas públicos garantistas se difuminan a golpe de tuerca en forma de medidas “de control presupuestario”, medidas que en el fondo lleva aparejada la quiebra del principio rector de la igualdad en las democracias, principio que permite que la ciudadanía tenga la oportunidad de tener a su alcanza conquistas de antaño como la educación o la sanidad pública entre otras. En definitiva es el propio modelo de estado el que esta en juego en las postrimerías de un siglo XXI cargado de nuevos retos que ahora tocan ser enfrentados por las generaciones que nacidas al abrigo de la Democracia tenemos ante nosotros el deber y la responsabilidad de nuestra participación activa, y es cuando menos curioso observar como el “apagón” y el “alienamiento en los contenidos” ofertados desde las televisiones de países como España o Italia pretenden tal vez desmovilizar a través de esa nueva cultura ficticia que hace que  los problemas personales de Belen Esteban o las tramas de Gran Hermano sean  para las generaciones de jóvenes de nuestro país de más interes que el conflicto en Libia o la reforma laboral .

 Llegados a este punto no cabe duda de que son dos las claves que desde el pensamiento progresista deben de ponerse en valor como elementos fundamentales para hacer frente a la situación que el presente y el futuro deparara a nuestra democracia, por un lado el reforzamiento de la sociedad civil , de una sociedad civil activa, libre, independiente y reivindicativa, una sociedad  que debe de servir como contrapeso a los poderes tradicionales del estado frente a las desviaciones que desde los mismos se pudieran realizar en relación al ejercicio de sus responsabilidades,  la calidad de una democracia lo es mayor en base de la existencia por ende de una sociedad civil en los términos anteriormente señalados. Se convierte la misma de esta forma en una salvaguarda y una vigilante activa del propio desarrollo democrático, o es que acaso no fue gracias en gran parte a ese tipo de sociedad civil comprometida  nuestra propia transición democrática o no lo fue menos en los movimientos que alzarón la voz para decir No a la Guerra. Hoy en cambio , asistimos a un inmovilismo a una falta de participación y compromiso en las nuevas generaciones de jóvenes, generaciones de universitarios que se movilizan en torno a grandes botellonas o partidos de futbol de la selección española en un mundial de Sudáfrica pero que se alejan en su mayoría del compromiso activo de la participación social y política, de las herramientas por ende que desde la sociedad civil se tienen no sólo para hacer frente a los retos de este nuevo tiempo sino para seguir conservando los derechos y las libertades que anteriores generaciones han logrado con trabajo, esfuerzo y compromiso. O es que ¿acaso piensa alguien que los derechos que hoy disfrutamos son consencuencia de una tarde de verano? . Y ante esta falta de compromiso analizada anteriormente y a mi juicio la casi inexistencia de una sociedad civil activa , tenemos que analizar desde el pensamiento progresista las causas que nos ha llevado a ello.  Aquí varias a mi juicio son las causas , y varias las soluciones .

 

Las Causas claras: falta de participación en la política y alejamiento de esta de la sociedad , la falta de una sociedad civil activa e independiente, la inexistencia de un modelo educativo que tenga como principio rector la educación en el compromiso o la existencia de modelos de comunicación a través de la mass media que forja a las nuevas generaciones de jóvenes en valores alejados del compromiso, el esfuerzo o los valores de solidaridad , las soluciones concretas : la puesta en marcha de un modelo de partidos políticos de apertura a la ciudadanía y de procedimientos de democracia participativa en su seno que posibiliten la participación real y libre de quienes quieran aportar su tiempo y su esfuerzo en la construcción de una sociedad justa, libre e igual, el apoyo decidido a la activación e independencia de la sociedad civil y el trabajo constante y en red de esta con los agentes públicos y privados en la construcción de proyectos comunes y  el replanteamiento del modelo educativo a todos los niveles son sólo algunas de esas soluciones que desde el pensamiento progresista tienen que ponerse en marcha . Cabe reseñar aquí la importancia de la Educación, de la apuesta decidida en el replanteamiento de la misma, pues no sólo es educación la que se conforma en base a la asimilación contenidos sino también la que forza a hombres y mujeres en el compromiso democrático, la asignatura de educación a la ciudadanía es un primer paso sin lugar a dudas pero creo firmemente que deberían de existir otros, nuestras universidades por ejemplo deberían ser espacios a la reflexión y el compromiso, a la formación en valores no sólo en conocimientos y la construcción de ciudadanos y ciudadanas plenos en el significado de la palabra ciudadanía, la puesta en valor de la creatividad y del espíritu crítico son otros de los valores que desde nuestra educación pública deberíamos de poner en valor y de igual forma como señalaba recientemente el Candidato a la Alcaldía de Sevilla Juan Espadas la inversión pública constante en infraestructuras educativas que permitan el desarrollo de esa educación al alcance de todos y no sólo de unos pocos  , pues es esta el elemento fundamental que forja las democracias y es esta la que determina la temperatura de nuestro presente y la hoja de ruta a nuestro futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s