Yo también soy Hondureño

el

 

Vivimos en los últimos tiempos un proceso sumamente preocupante en este mal llamado mundo civilizado, mundo que tiene más de incivilizado que de ser un paradigma de progreso, igualdad, libertad y prosperidad. Así cada vez de manera más clara el pensamiento neoliberal y la derecha más rancia y caduca asuma su verdadero rostro tanto en Europa como America Latina, en el primero en forma de toma de poder mediante la perfecta alineación de los poderes económicos y mediáticos en pos del derrocamiento de los gobiernos progresistas europeos- España, Portugal y Grecia- todo ello mediante valoraciones sobre las economías nacionales de los mismos , estudios que nacidos de despachos privados buscan la reducción de los derechos y libertades que las clases trabajadoras han logrado en los últimos tiempo en una Europa que ha crecido al calor de las democracias tras las segunda guerra mundial.  Pero es América Latina donde quiero detenerme en este artículo, es allí donde hoy podemos observar como el intento  de ahondar en modelos de de desarrollo económico, político y social  progresista son obstaculizados por las grandes oligarquías sociales, militares y políticas que desde los escalafones del ámbito neoliberal y en perfecta coordinación con el poder económico llegan hasta el extremo de llevar a cabo golpes de estado contra aquellos presidentes de países como Honduras o Ecuador que buscan que su pueblo avance y progreso y que el poder y bienestar de unos pocos sea redistribuido entre la ciudadanía. Así y si bien en el Caso de Ecuador el golpe de estado contra el presidente Correa fracaso aún cuando en la propia Asamblea Constituyente la derecha ecuatoriana  buscaba el nombramiento de un nuevo presidente y la aprobación de una Ley de Amnistía contra los golpistas dando por segura la muerte del Presidente en manos de la Policía,  en el caso de Honduras el Golpe de Estado logro asentarse utilizando para ello una represión brutal contra un pueblo que en las calles pedía el regreso de un Presidente , Zelaya, que legítimamente había logrado el apoyo de su ciudadanía en unas elecciones democráticas, un presidente  que sacado de su casa a golpe de fusil fue montado en pijama en un avión con rumbo al exilio mientras que los golpistas tomaban el poder a golpe de bala y bomba lacrimógena. Unos golpistas que rápidamente fueron reconocidos por otros gobiernos del orden internacional , entre ellos Europa que veía peligrar el Tratado de Comercio con Centroamérica si la situación de Honduras al menos sobre el papel no se normalizaba.

 

Pero la realidad es que esa normalización de Honduras  , sólo se da hoy sobre un papel, hoy el Presidente Zelaya y su familia, así como miles de Hondureños están en un exilio forzado luchando para que la democracia  vuelva a  Honduras y junto a ellos millones de hondureños en torno al Frente Nacional de Resistencia, hoy son decenas las personas representantes de diversos colectivos : Periodísticos, asociaciones en defensa de la democracia en Honduras, mujeres colectivos feministas  asesinadas selectivamente desde los resortes de poder para acallar la voz de un pueblo que oprimido por un gobierno títere claman la visualización de una realidad eliminada de la parrilla de las noticiarios internacionales y de las agendas políticas. Y todo ello tras la elección de un gobierno y un presidente como Porfirio Lobo ,elegido e unos comicios con alta abstención electoral del pueblo hondureño, un pueblo reprimido por las botas del poder que vio como hace 16 meses se les arrebato la sobería sustituyéndola por un gobierno de golpistas que dieron credibilidad a un golpe de Estado a través de unos comicios sin garantías ni observadores electorales, unos comicios en donde el voto contrario a quienes dieron un golpe a la democracia se correspondía con una represión directa y brutal .

 Por todo ello y en pos de la defensa de la Democracia y de los valores de progreso es necesario que la movilización de la sociedad civil , de la clase política y de la opinión pública ponga sobre la mesa un hecho a todas luces claro que no es otro que el ataque visceral que las democracias y los gobiernos progresistas sufren en América Latina.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s