El Armageddon Climatologico

 

La tierra se muere, esta afirmación que podría catalogarse de tremendista no lo es en absoluto, la madre gea pide a gritos a la raza humana que frene la carrera hacía la autodestrucción a la que nos dirigimos a paso de gigante.

El cambio climático es hoy una realidad incontestable, así frente a los intentos dirigidos desde las empresas “sucias” de crear una confusión sobre este fenómeno con la única finalidad de hacer creer que el problema del calentamiento global y del cambio climático no es un asunto prioritario, la realidad se ha hecho paso y a día de hoy no existe ningún informe científico en el mundo que no este de acuerdo con el hecho de que nuestro planeta se enfrenta ante el mayor desafío de su historia, desafío que va unido a la propia continuidad de la raza humana en la faz de la tierra.

Ante tal desafío ,debemos analizar de manera previa las causas que lo han producido, causas que a mi juicio podrían concretarse en tres:

1- El crecimiento demográfico en nuestro planeta:  Este hecho ha dado lugar a un aumento  de la demanda y del consumo energético, somos más, consumimos más y ensuciamos más.

2- La revolución tecnológica: Que ha si bien ha contribuido al desarrollo económico, cultural y social de la humanidad  también ha llevado aparejada una mayor huella en la naturaleza.

3- La irresponsabilidad en la actuación del ser humano en relación al medioambiente.

Desde la creación y puesta en marcha en 1988  del IPCC (panel intergubernamental sobre cambio climático) organismo autónomo creado por la WNO y la UNEP  los datos  de transformación de nuestro planeta no han parado de marcar una tendencia hacía un mayor calentamiento global y hacía un cambio climático que podría hacer de nuestro mundo un lugar inhóspito para el ser humano y para el 1,6 millones de especies que en la actualidad viven en nuestro planeta. 

Los datos de centros de observación climatología como el de Manua Loa en Hawaii son sin lugar alguna el mejor barómetro objetivo de la realidad, así en relación al dióxido de carbono causante del calentamiento global en la atmósfera terrestre a principios del siglo XX era de 200 partes por millón, en la actualidad ronda los 384 partes por millón, esto ha originado que en los últimos 100 años nuestro planeta haya sufrido un calentamiento de 0,74 º grados centígrados, datos preocupantes que en los últimos 50 años del Siglo XX han ido subiendo a un ritmo vertiginoso del doble.

Así estos datos se han materializado en hechos como el de la estadística del IPCC que ha señalado que los 10 años más calurosos de la historia se han producido en los últimos diez años y en las continuas olas de calor como la reciente  del 2004 que causo la muerte a más de 35.000 personas en Europa, en definitiva nuestro planeta esta cambiando.

Los glaciares del círculo polar ártico y del resto del mundo también están sufriendo este calentamiento, este hecho de suma gravedad esta originando que el deshielo producido en dicha zona este originando que “ el efecto espejo “ por el cual la tierra enviaba fuera de la atmósfera mayor cantidad de rayos caloríficos en forma de rayos ultravioletas haya disminuido de manera alarmante originando que al aumento del dióxido de carbono existente en la tierra se le sume un mayor nivel de calor proveniente del sol. Este efecto mariposa esta conllevando un mayor calentamiento de los mares en los últimos 50 años y a su vez una expansión térmica del mar,  expansión que ha conllevado que a día de hoy el deshielo del circulo polar ártico y de la antártica haya producido un aumento del nivel del mar en el mundo de 17 cm, aumento este que en base a los datos ofrecidos desde el IPCC y desde universidades de tanto prestigio como las de Chicago o Tokio podría llegar en caso de de no corregirse en los próximos años a 6 metros.  Esto que ni en las mejores películas de ciencia-ficción podríamos imaginarnos como una realidad se ha convertido en un hecho incontestable que amenaza a mas de 500 millones de personas que viven en núcleos de población que se encuentran al nivel del mar o unos metros por encima de este: Ciudades como New York, Ámsterdam o Barcelona o países en donde la población se aglutina en torno a grandes urbes costeras como en India o China.

Pero no sólo el calentamiento afecta a los casquetes polares, también afecta y de modo directo a los glaciares y al Permafrost ( Hielo permanente y milenario ) de las grandes cumbres montañosas como; Los Alpes, Los Pirineos o el Himalaya, este último responsable del nacimiento de los 7 ríos más importantes de Asia del que dependen los recursos hídricos de más de 500.000 millones de personas. En la Antártica Un estudio de investigadores del Instituto de Física de la Universidad de Berna y el EPICA han señalado que el núcleo del hielo de la Antártica muestra actualmente las concentraciones de dióxido de carbono más altas  de los últimos 650.000 años.

Pero aún habrá quien diga ante datos tan claros como estos que el Cambio Climático no es un problema, que han existido a lo largo de la historia de la humanidad momentos de mayor y menor calentamiento como parte del ritmo natural de las cosas, pero nunca de manera tan prolongada, constante y con un incremento tan  vertiginoso.

El freno del calentamiento global y de la emisión de dióxido de carbono apostando por las energías limpias debe ir unido también a otras medidas necesarias para conservar nuestro medioambiente: Una nueva regulación de los recursos hídricos y del aprovechamiento del agua o la gestión de los residuos deben ser también desafíos a tener en cuenta por nuestra generación.

Hace poco leía en una publicación científica que desde el espacio las únicas construcciones humanas que se pueden ver son La Gran Muralla China y el Basurero de Fresh Kills en New Cork – responsable del 2% de las emisiones de metano del planeta-.   Decía William Blake  que donde estaba el hombre la naturaleza es desierto, yo me resisto a dar por buena esta afirmación que a veces es real como la vida misma, la humanidad ha sido capaz de lograr grandes conquistas, hemos sido capaces de llegar a la estrellas, de entender el origen de la vida o de formar foros de libertad como las Naciones Unidas tras la cruenta Guerra Mundial, ¿acaso no vamos a ser capaces de convivir con la naturaleza entonces?. Me resisto a mi mismo y me rebeló ante la propia naturaleza que Hobbes atribuyo al hombre para dejar a los que me precedan un mundo mejor, un planeta que  cuando se observe  desde el espacio  se vea limpio y no como un basurero como el de Fresh Kills como herencia de una generación que no supo entender que había que lograr que el Cambio Climático no destrozara un planeta llamado tierra, un planeta que es nuestro hogar.

El momento de tomar las decisiones ha llegado, y en ese sentido la ciudadanía ha de ser responsable en las acciones a llevar a cabo, se debe pasar de esta forma de la concienciación a la acción y todo ello teniendo en cuenta que la contaminación producida en el mundo tiene en un 65% de casos origen en acciones individuales que cada uno de nosotros hacemos en el día a día.

El 2050 es la fecha límite para frenar el avance hacía el Armageddon medioambiental al que la humanidad se dirige, para entonces de no variar las tendencias actuales ya no será posible frenar el cambio climático mundial. Llegados a este extremo la humanidad tendría que hacer frente a un aumento de la temperatura  que a finales del Siglo XXI  rondaría dependiendo de las zonas de 1,4-6,4 grados centígrados , esto originaría continuas Olas de Calor que azotarían diferentes partes del planeta, la expansión térmica de los mares llevaría aparejado un aumento del nivel de mar que afectaría a más de 1.000 millones de personas en diferentes partes del planeta, originando esto un fenómeno de inmigración medioambiental en todo el planeta,  los tifones aumentarían su grado de virulencia y su periodicidad azotando de manera constante las zonas costeras, de igual forma el aumento de la temperatura originaría de manera inexorable la aparición de mayores sequías y la perdida en la producción agrícola mundial, hechos estos que afectarían al nivel de oferta y de demanda de la población, existiendo un aumento de los precios y una imposibilidad del mercado de atender a una demanda mayor que la oferta existente.

En lo que se refiere a las especies animales y vegetales podríamos asistir a la pérdida del 30% de las mismas,  hecho que originaría un cambio en el ciclo de la vida de consecuencias incalculables. En definitiva la tierra como la concebimos dejaría de existir.

No obstante, aún no es tarde y frente a este futuro posible tenemos en nuestras manos las herramientas necesarias para frenar el Cambio Climático.  Así las medidas a llevar a cabo deben realizarse desde tres frentes diferentes: La ciudadanía, Las Empresas y los Gobiernos

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Trini dice:

    Amigo, me gusta pensar que el futuro estará lleno de personas que piensan y sienten como tú nos escribes, y confio en que estarán dispuestas a cambiar las formas en las que la sociedad en su conjunto interacciona con el Medio Ambiente. Vuelve a ser nuestra responsabilidad, la de los más jóvenes, conseguir que la ciudadanía, Las Empresas y los Gobiernos, sean sensibles al Cambio Climático. Un abrazo Josu, y esperemos que en poco tiempo, el trabajo que muchos haceis en la sociedad sirva para que el futuro ambiental de nuestros hijos deje de estar hipotecado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s